La poszafra habitual del final del invierno, donde había poco ganado y se pagaba más, tiende a desaparecer en la ganadería; crece la faena de novillos de corral. 

Los frigoríficos ofrecen entre US$ 0.10 y US$ 0,15 menos que la semana anterior. 

La referencia de precio en el novillo gordo tiene un tope de US$ 3,05 por kilo y la vaca llega a US$ 2,75. 

La firma comercializó 90% de su oferta de invernada y cría. 

La faena de vacunos siguió siendo alta, con el ingreso de ganados de corrales de engorde. 

En el caso de los novillos gordos se hacen propuestas de US$ 3,05 a US$ 3,10, pero la gente no vende. 

Suplementación ganadera de sistemas con praderas representa aumento productivo y de ingresos. 

Se están consiguiendo precios entre US$ 3,20 y US$ 3,25 por novillos gordos. 

La punta de precios en novillos gordos alcanza los US$ 3,30 el kilo y en vacas llega a US$ 3. 

Valores locales con una referencia de US$ 335 a US$ 340 para el contrato de julio. 

La suba de precios se acelera y el valor del novillo se empareja en la región; en la reposición, que se adapta a ese incremento, hay poca oferta y demanda selectiva. 

La comercialización, desde la Rural del Prado, se caracterizó por la puja, dinámica y altísima colocación. 

Indicador de Federación Rural advierte de esta situación. 

Los mejores lotes de novillos alcanzan los US$ 3,10 por kilo y en vacas la punta puede llegar a los US$ 2,75. 

La faena de vacunos para el primer semestre fue la menor desde 2012. 

banner-inmobiliaria
banner toros lateral
banner-venta-campos