Los precios de punta de la semana pasada ya no se consiguen en el mercado. 

La idea que se instalaba la semana pasada, en cuanto a que el pico de poszafra se había alcanzado, parece confirmarse. Los precios de punta de hace una semana ya no se consiguen y la industria se posiciona varios centavos por debajo.

El productor ayudado por el clima y la abundancia de pasturas no tiene apuro por vender. La retención de ganados en los campos se hace sentir en la reposición con una demanda que se mantiene selectiva.

El ajuste en los precios propuestos por la industria se da en coincidencia con el inicio de la zafra de reproductores que comenzó con promedios bastante por debajo que los de la zafra pasada y menor colocación. Mientras la zafra arranca cautelosa, las señales en el mercado del gordo refuerzan la actitud defensiva.

Los US$ 3,70 por los mejores novillos cada vez son más difíciles de alcanzar; aunque con disparidad entre plantas, hay varias posicionadas en US$ 3,60. En el caso de la vaca, la industria se muestra más flexible a la hora de cerrar negocios y la punta por ahora se mantiene en US$ 3,45. Las entradas se alargaron y se ubican entre 7 y 10 días.

En ovinos persiste una intensa demanda y precios firmes, si bien comenzó a haber un poco de dificultad para las carcasas pesadas. Los corderos se negocian en el entorno de US$ 4,10 y la oveja puede alcanzar hasta US$ 3,65.

Luego de 14 semanas de suba consecutivas, la Asociación de Consignatarios de Ganado mantuvo sin cambios su referencia para el novillo gordo en US$ 3,65 y también mantuvo la vaca en US$ 3,37. En ovinos, mantuvo el cordero en US$ 4,10; subió uno el pesado a US$ 4,13; y mantuvo la oveja en US$ 3,60.

En la reposición, en el remate de esta semana de Plazarural se mantuvo la preferencia de la demanda por las categorías de invernada y fueron más trabajosos los negocios de las categorías de cría. El ternero promedió US$ 2,12, un centavo por encima de la última referencia por pantalla de Pantalla Uruguay.

En la semana que culminó el 27 de setiembre la faena de vacunos aumentó 3,4%, respecto a la anterior, y fue de 32.860 cabezas. En comparación a la semana equivalente de 2013, la faena fue 13,4% mayor. Se faenaron 17.701 novillos –53,9% de la faena total– y 14.561 vacas –44,3% del total faenado–.

Por su parte, la faena semanal de ovinos cayó a 25.693 cabezas, 2,7% menor a la faena de la semana que terminó el 20 de setiembre. La faena semanal fue 31% menor a la de la semana equivalente de 2013.

El índice INAC para el kilo de novillo de la semana que terminó el 27 de setiembre subió de los US$ 3,709 el kilo a US$ 3,730, un 5,8% mayor al precio que tenía hace un año. El kilo de vaca INAC aumentó, al pasar de US$ 3,405/kg  a US$ 3,429/kg, el 5,5% superior al que tenía en 2013. El cordero INAC también subió y pasó de US$ 4,176 por kilo a US$ 4,262, siendo 12,6% mayor al valor del año pasado.

Por su parte, el precio promedio de exportación para la carne bovina subió de US$ 4.081/t a US$ 4.144/t. El promedio de las últimas cuatro semanas móviles fue US$ 4.195, un 9% mayor al que tenía a igual momento de 2013.

El precio de exportación para la carne ovina también se incrementó, pasando de US$ 4,694/ton a US$ 5.193/ton. El ingreso promedio de las últimas cuatro semanas fue US$ 4.953 y se ubicó 22,9% por encima al de igual período de 2013.

Ahora la ganadería empieza a transitar el gradual ajuste del trimestre final del año con la mirada puesta en el volumen de faena que se va registrando y la intensidad del descenso que proponen los industriales.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria