A pesar del incremento de la oferta de vacunos, la faena semanal apenas aumentó en 92 reses; en algunas plantas se paga US$ 3,65 solo por los mejores novillos. 

La industria mantiene la presión a la baja en los precios. Con una oferta que se sigue incrementando gradualmente, la demanda por ahora no acompaña y mantiene la faena estabilizada. En consecuencia, las referencias para los vacunos siguen bajando a razón de cinco centavos por semana.

En materia de precios, la mayoría de las plantas están alineadas en US$ 3,60 aunque algunas pocas todavía mantienen los US$ 3,65 de la semana pasada para los mejores novillos. En el caso de la vaca, los negocios pueden alcanzar los US$ 3,35.

Las entradas se han alargado y en general son de entre 10 y 12 días, si bien hay plantas que dan entradas más largas, superiores a las dos semanas. Esta semana volvió a la actividad Carrasco y la que viene lo hará Cledinor, de esta forma la industria quedaría con prácticamente todas sus plantas operativas.

En ovinos, por ahora la operativa se mantiene fluida y con precios firmes, a pesar de que la oferta se incremente a medida que avanzan las esquilas. Los corderos se negocian en el eje de US$ 4,10 y los pesados pueden aspirar hasta US$ 4,20. La oveja cotiza entre US$ 3,60 y US$ 3,65.

La Asociación de Consignatarios de Ganado corrigió a la baja su referencia para el novillo gordo en cinco centavos, a US$ 3,58, y  cuatro la vaca, quedando en US$ 3,32. En ovinos mantuvo subió dos centavos el cordero en US$ 4,12, mantuvo el pesado a US$ 4,13 y la oveja en US$ 3,61.

En la semana que culminó el 11 de octubre la faena de vacunos aumentó apenas un 0,3% con respecto a la anterior y fue de 33.860 cabezas. En comparación a la semana equivalente del 2013, la faena fue un 8,6% mayor. Se faenaron 18.370 novillos –54,3% de la faena total– y 14.673 vacas –n 43,3% del total faenado–.

Por su parte, la faena semanal de ovinos cayó a 29.381 animales, un 8,1% menor a la faena de la semana previa. La faena semanal fue un 24% menor a la de la semana equivalente del 2013.

Según los últimos datos publicados, el índice INAC para el kilo subió de US$ 3,730 a US$ 3,764, lo que muestra tanto el desfasaje del indicador con la situación presente como la alta presencia de ganado de feedlot. Se ubicó un 6,6% por encima del precio que tenía hace un año. El kilo de vaca INAC también se incrementó, al pasar de US$ 3,429/kg  a US$ 3,430/kg, precio 5,3% superior al que había en 2013. El cordero INAC cayó y pasó de US$ 4,262 por kilo a US$ 4,196, siendo 10,1% mayor al valor del año pasado.

El precio promedio de exportación para la carne bovina bajó de US$ 4.166/t a US$ 4.121/t. El promedio de las últimas cuatro semanas móviles fue US$ 4.190 y la variación interanual fue 11,8%.

El precio de exportación para la carne ovina aumentó, pasando de US$ 4.813/ton a US$ 4.841/ton. El ingreso promedio de las últimas cuatro semanas fue US$ 4.810 y se ubicó 15% por encima al de igual período de 2013.

Preocupa el creciente desfasaje entre el precio de exportación de la carne y el del novillo. Los productores han visto ya el año pasado una situación similar que tuvo repercusiones fuertes sobre la formación de los precios a lo largo de toda la cadena cárnica incluidos los reproductores. La baja de precios parece acelerarse cuando todavía está lejos el pico de oferta. 

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria