El máximo valor en la abultada oferta dispersada en Durazno fue US$ 7.200. 

"Anduvo como bala", respondió el doctor Santiago Bordaberry cuando se lo consultó sobre el remate realizado este viernes 17 de octubre en el local Santa Bernardina, de la Sociedad Rural de Durazno, con la tradicional genética Hereford y Polled Hereford de las cabañas El Paraíso y El Baqueano.

Según informó a El Observador, se comercializaron los 126 toros ofertados, lográndose un precio promedio de US$ 3.486,11 que es realmente muy destacado considerando el elevado volumen de la torada comercializada por estas cabañas.

Bordaberry añadió que el precio máximo fue US$ 7.200 y que el precio mínimo fue US$ 2.500.

En la oferta, indicó, había 29 toros mochos y el resto eran todos astados.

Las piezas de cría, donde había MH y HS, del Mangrullo, de Castera, también obtuvieron un precio sobresaliente, US$ 718,30 cada una. 

Con el martillo se alternaron los rematadores Andrade Rodríguez, Carlos Calvo y Andrés Puig, con la administración a cargo del Scotiabank, en una comercialización clásica en la zafra de remate de toros que atrajo, una vez más, a mucho público a la pista de la Rural de Durazno.

Toros para todos lados

"Vino mucha gente, compraron muchos productores, así que quedamos todos muy conformes, muy satisfechos, los toros de dispersaron hacia todos lados", concluyó Santiago Bordaberry en nombre de las familias de ambas cabañas.

 

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria