Las lluvias y la llegada de las cuadrillas kosher activaron el mercado vacuno; en ovinos, la demanda sostiene precios y la oferta se mantiene alta. 

Las lluvias  y el arribo de las cuadrillas kosher activaron el mercado, la faena dio un salto de casi 10 mil reses y los precios detuvieron su tendencia a la baja. Las lluvias semanales mantienen un excepcional panorama forrajero, al tiempo que complicaron las cargas y obligaron a la industria a pagar algunos centavos más para conseguir ganados gordos.

La demanda por novillos se ha intensificado, los US$ 3,50 se vuelven a conseguir con fluidez y los mejores novillos alcanzan hasta US$ 3,55 el kilo.

En el caso de la vaca, también hay muy buena colocación aunque con una oferta muy abultada que hace que los precios no tengan la misma firmeza que para los novillos; en promedio se negocian a US$ 3,25 el kilo. Las entradas se han acortado y son de una semana en promedio.

En ovinos, la situación ahora sí es similar a la de vacunos. Con demanda firme y una oferta que se mantiene alta. Los corderos cotizan a US$ 4,20 el kilo y la oveja entre US$ 3,65 y US$ 3,70.

La Asociación de Consignatarios de Ganado mantuvo su referencia para el novillo gordo en US$ 3,50, y también mantuvo la vaca, quedando en US$ 3,25. En ovinos subió un centavo el cordero general a US$ 4,20, dos el pesado a US$ 4,22 y mantuvo la oveja a US$ 3,69.

Sin embargo, el ánimo en el mercado de reposición se mantiene cauteloso. En los últimos remates por pantalla los precios ajustaron a la baja en la mayoría de las categorías. La semana pasada en Lote 21, el promedio general de los terneros bajó siete centavos y promedió US$ 2,02, un 4% menos que en el remate de noviembre del año pasado.

En la semana que culminó el 8 de noviembre, la faena de vacunos subió 27,8% con respecto a la anterior y fue de 50.207 animales, la mayor desde mediados de mayo. En comparación a la semana equivalente de 2013, la faena fue un 25,3% mayor. Se faenaron 24.367 novillos –48,5% de la faena total– y 24.607 vacas –49% del total faenado–.

Por otra parte, la faena semanal de ovinos cayó a 39.522 animales, 14,4% menor a la faena de la semana previa. La faena semanal fue 28% inferior a la de la semana equivalente de 2013. La actividad por establecimientos la lideró Las Piedras, con 8.034 animales, segundo Matadero Carrasco, con 6.389, y tercero San Jacinto-Nirea, con 5.205.

El índice INAC para el kilo de novillo de la semana que terminó el 8 de noviembre cayó de US$ 3,636 a US$ 3,604, y se ubicó un 4,9% por encima del precio que tenía hace un año. El kilo de vaca INAC también descendió, al pasar de US$ 3,350/kg  a US$ 3,316/kg, precio 3,8% superior al que había en 2013. El cordero INAC en cambio se incrementó, y pasó de US$ 4,336 por kilo a US$ 4,345, siendo 12,8% mayor al valor del año pasado.

El precio promedio de exportación para la carne bovina cayó de US$ 4.400/t a US$ 4.309/t. El promedio de las últimas cuatro semanas móviles fue US$ 4.338 –misma cifra del récord histórico alcanzado a fines de mayo de 2011–, 16,4% mayor al que tenía a igual momento de 2013.

El precio de exportación para la carne ovina pasó de US$ 5.044/ton a US$ 4.906/ton. El ingreso promedio de las últimas cuatro semanas fue US$ 4.866 y fue 16,2% mayor al de igual momento de 2013.

La estabilización de esta semana con una faena importante en vacunos aleja la posibilidad de una caída drástica de precios similar a la de finales de 2013. De todos modos debe aprovecharse un momento de venta en el que hay una demanda firme.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria