Los mejores novillos todavía pueden alcanzar los US$ 3,40 por kilo, pero la vaca retrocedió al entorno de US$ 3,10; la faena subió 8% durante la última semana. 

La oferta de ganados terminados se ha incrementado y en consecuencia la industria presiona a la baja los precios y alargó sus entradas. La preferencia de los frigoríficos es por novillos especiales y muestran poco interés por vacas, categoría ampliamente ofertada.

La mayoría de las plantas están alineadas en US$ 3,35 para los novillos, si bien se puede lograr hasta US$ 3,40 por los ganados de punta. En el caso de la vaca, la referencia se ubica en el eje de US$ 3,10, con varias plantas pasando por debajo de esa referencia. Las entradas para novillos rondan la semana mientras que para vacas son más largas y pueden ser de hasta tres semanas.

En ovinos, si bien hay mayor dificultad a la hora de concretar negocios, la poca oferta hace que por ahora los precios se mantengan firmes. Los corderos cotizan en el eje US$ 4,30  la oveja en el entorno de US$ 3,75.

La Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) bajó dos centavos su referencia para el novillo gordo, a US$ 3,28 el kilo a la carne, y siete centavos para la vaca, a US$ 3,06 el kilo. En ovinos, bajó un centavo el cordero general a US$ 4,29 el kilo, mantuvo el pesado a US$ 4,30 el kilo, y bajó dos la oveja a US$ 3,74 el kilo.

En la semana que culminó el 17 de enero, la faena de vacunos subió un 8%, con respecto a la anterior y totalizó 42.890 cabezas. En comparación a la semana equivalente de 2014, la faena fue 5,4% mayor. Se faenaron más vacas que novillos. Fueron 20.783 novillos –48,5% de la faena total– y 21.124 vacas –49,3% del total faenado–.

En tanto, la faena semanal de ovinos subió 55%, a 27.208 animales y fue 19% inferior a la de la semana equivalente de 2014.

El índice INAC para el kilo de novillo de la semana que finalizó el 17 de enero cayó de US$ 3,540 a US$ 3,516, y se ubicó 4,1% por encima del precio que tenía hace un año. El kilo de vaca INAC también bajó y pasó de US$ 3,235/kg a US$ 3,199/kg, un 3,8% superior al que había en 2014. El cordero INAC retrocedió, y pasó de US$ 4,445 por kilo a US$ 4,370, valor 15,8% mayor al del año pasado.

El precio promedio de exportación para la carne bovina uruguaya bajó la última semana de US$ 4.110 la tonelada a US$ 3.776 la tonelada. El promedio de las últimas cuatro semanas móviles fue US$ 4.043 la tonelada, 0,6% mayor al que tenía a igual momento de 2014.

En cambio, con respecto a la carne ovina, el precio de exportación subió y pasó de US$ 5.035 la tonelada a US$ 5.046 la tonelada. El ingreso promedio de las últimas cuatro semanas fue US$ 4.690 la tonelada y fue 20,8% mayor al de igual momento de 2013.

La ganadería parece estar en un momento de ajuste que tiene componentes vinculados a los mercados externos: Rusia seguramente no aparezca como mercado relevante este año y el euro está sumamente débil.

El excelente estado de las pasturas permite administrar parcialmente una oferta amplia, principalmente en vacas.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria