Los novillos mejor terminados llegan a lograr algo más que US$ 3,05 por kilo a la carne. 

La caída en el precio de la hacienda gorda no solo se detuvo, incluso rebotó desde el precio piso que caracterizó a la comercialización durante la semana pasada; la referencia de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) dada el lunes pasado se ubicó en US$ 3,05 por kilo a la carne –0,33% más–.

“Con un novillo que está más demandado, ahora fácilmente se consiguen US$ 3,05 y hasta algún centavo más por los bien terminados”, comentó a El Observador Federico Rodríguez Dos Santos.

Además se acortaron las entradas, situación que también sucede con las vacas, cuyo precio está en el eje de los US$ 2,65, agregó.

El empresario, en un alto ayer del remate de Lote 21 en Maroñas, comentó que “se está notando que la oferta de ganado gordo como que desapareció un poco, por lo tanto es previsibile que los precios sigan mejorando en el caso del ganado gordo, aunque no va a ser tan así en la reposición”.

Destacó que un elemento que es muy importante es el tema de los verdeos: “los que fueron plantados y que nacieron están muy apocados y además hubo mucha gente que todavía no plantó a la espera de que las lluvias se normalicen”.

Dada esa realidad, “seguro va a haber un hueco de oferta de ganado gordo, probablemente en junio, lo cual hace previsible que se marque un poco más al alza los valores”.

Rodríguez Dos Santos admitió que tanto el parate en la caída del precio del ganado gordo como el repunte del mismo “era algo muy esperado” en el sector.

Además, “era algo que estaba faltando para darle un poco más de dinamismo a la reposición”, negocios en los que se aprecia un poco más de demanda, aunque la suba no será tan inmediata como la registrada ya para el caso del ganado gordo.

Probablemente en las vacas de invernada o novillos a partir de los 2 años se pueda notar un poco más la demanda, que se irá haciendo camino al andar en las próximas dos semanas.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria