El novillo de punta cotiza en US$ 3,10 y la faena supera las 50 mil cabezas; mientras tanto algunas plantas comienzan a pasar precios para ovinos.

 Los valores del novillo y la vaca gorda se movieron al alza, ayudados por el faltante de animales bien terminados a raíz de la sequía y las precipitaciones registradas el viernes pasado, que dieron un poco de aire a los productores rurales. Según dijeron algunos consignatarios, si bien hay muy poca oferta buena en el mercado en general, se nota principalmente en la zona sur.


El novillo de punta cotiza en US$ 3,10 y en algunos casos puede lograr algunos centavos más. La vaca lo hace en el eje de los US$ 2,70. Además entradas más cortas confirman también que el mercado está más equilibrado. De todas maneras los plazos varían entre las plantas, pueden ir desde una semana a 15 días y se han emparejado para novillos y vacas. Asimismo, las cuadrillas Kosher –que eran esperadas para estos días– retrasaron su llegada para después del 15 de mayo.

En ovinos hay muy poca oferta, y algunas empresas comienzan a pasar precios.

La Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) aumentó un centavo para el novillo gordo a US$ 3,05 el kilo a la carne (constituyó la primera suba desde mediados de noviembre) y la vaca se mantuvo en US$ 2,65 el kilo. En ovinos, todas las categorías quedaron sin cotización por quinta semana consecutiva.

Respecto a la reposición, el remate de Lote 21 llevado a cabo el martes y miércoles se desarrolló en forma dinámica y el porcentaje de venta fue alto, pero con ajustes a la baja en las referencias en general. El ternero promedió en US$ 1,90, tres centavos por debajo del remate anterior y 19 menos en la comparación interanual.

La mayor receptividad de la demanda que destacaron los operadores en la reunión semanal se reflejó en la faena. En la semana que culminó el 18 de abril en vacunos aumentó 1,2% y totalizó 50.184 animales –la mayor desde fines de noviembre de 2015–. Fue 42% mayor a la de la semana equivalente del año pasado (fue alta la variación porque la semana correspondiente al año pasado fue Semana de Turismo). Se faenaron 24.331 novillos, que representaron el 48,5% de la faena total, y 24.947 vacas –49,7% del total–. La faena de vacas fue la mayor desde mediados de noviembre de 2014.

La faena semanal de ovinos prácticamente se duplicó y alcanzó los 9.904 animales. Fue 25% inferior a la de misma semana de 2014.

En lo que respecta a los precios INAC, el índice para el kilo de novillo de la semana que finalizó el 18 de abril bajó de US$ 3,275 a US$ 3,232 y se ubicó 2,4% por debajo del precio que tenía un año atrás. El kilo de vaca INAC también cayó, pasó de US$ 2,799/kg a US$ 2,774/kg, referencia 3,3% menor al correspondiente de la misma semana de 2014. El cordero INAC bajó y lo hizo de US$ 3,838 por kilo a US$ 3,664, valor 0,8% inferior al del año pasado.

El precio promedio de exportación de la carne bovina uruguaya descendió y pasó de US$ 3.926 la tonelada a US$ 3.696. El promedio de las últimas cuatro semanas móviles fue US$ 3.807/ton, el menor nivel desde febrero del 2014  y se ubicó 4,5% abajo del que tenía a igual momento de 2014.

Por su parte, en la carne ovina el valor de exportación subió de US$ 3.644 a US$ 3.947 la tonelada. El ingreso promedio de las últimas cuatro semanas fue US$ 4.281 la tonelada, 6,2% superior al de hace un año. 

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria