Por segunda semana consecutiva la faena de bovinos superó las 50 mil reses, mientras regresaron las referencias de precios para los ovinos. 

Ante la poca oferta de animales bien terminados en el mercado la industria debe pagar algunos centavos más para hacerse de su materia prima. Se destaca la aparición de referencias para algunas categorías de ovinos, tras cuatro semanas sin cotizaciones, ante la recuperación –en forma lenta– de los negocios.

Los precios del novillo se encuentran en el eje de US$ 3,10 y para la vaca en US$ 2,70, pero los ganados mejor terminados alcanzan los US$ 3,15 y US$ 2,75, respectivamente. En corderos las referencias pueden rondar US$ 3,60.

Las entradas a planta se han acortado otro poco, y las cargas se pautan para dentro de una semana y media en promedio. La demanda busca marcadamente el ganado pesado, fundamentalmente novillos. La llegada de las cuadrillas Kosher se retrasó hasta mediados de mayo. Ahora las lluvias pronosticadas para el sábado  son esperadas para consolidar el repunte que suma su segunda semana.

Un mayor movimiento en lanares podría darse a partir de la semana siguiente, según comentaron operadores. La baja del dólar en Brasil puede ser un factor de estímulo a las exportaciones.

La Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) subió cuatro centavos su referencia para el novillo gordo a US$ 3,09 el kilo a la carne y siete a la vaca a US$ 2,72 el kilo. En ovinos, los corderos y capones quedaron sin cotización y el cordero pesado cotizó en US$ 3,53, los borregos US$ 3,50 y las ovejas US$ 2,83.

La faena de vacunos de la semana pasada se ubicó otra vez arriba de las 50 mil reses. En la semana que culminó el 18 de abril el volumen faenado aumentó 0,6% y totalizó 50.491 animales. Se ubicó 6% arriba de la de la semana equivalente del año pasado. Fueron faenados 23.976 novillos, que representaron el 47,5% de la faena total, y 25.632 vacas –50,8%–. La faena de vacas semanal fue la mayor desde fines de 2010.

La faena de ovinos cayó 4% respecto a la de la semana anterior, a 9.484 animales. Fue 47% inferior a la de misma semana de 2014; 10 plantas operaron en la semana.

En lo que respecta a los precios INAC, el índice para el kilo de novillo de la semana que finalizó el 18 de abril bajó de US$ 3,275 a US$ 3,232 y se ubicó 2,4% por debajo del precio que tenía un año atrás. El kilo de vaca INAC también cayó, pasó de US$ 2,799/kg a US$ 2,774/kg, referencia 3,3% menor al correspondiente de la misma semana de 2014. El cordero INAC bajó y lo hizo de US$ 3,838 por kilo a US$ 3,664, valor 0,8% inferior al del año pasado.

El precio promedio de exportación para la carne bovina uruguaya descendió y pasó de US$ 3.926 la tonelada a US$ 3.696. El promedio de las últimas cuatro semanas móviles fue US$ 3.807/ton, el menor nivel desde febrero del 2014  y se ubicó 4,5% abajo del que tenía a igual momento de 2014. En la carne ovina el valor de exportación subió de US$ 3.644 a US$ 3.947 la tonelada. El ingreso promedio de las últimas cuatro semanas fue US$ 4.281/ton, 6,2% superior al de hace un año.

La baja oferta futura parece ser el factor que más pesa en el mercado y en la estrategia de la industria. Sumado a la mejora de la competitividad con Brasil pueden llevar a que retorne una perspectiva interesante en el mercado del ganado gordo. La semana próxima ya puede presentarse con otro panorama forrajero si las lluvias llegan y permiten el nacimiento de muchos verdeos que han sido sembrados y no germinaron.

 

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria