La abundancia de pasto que se vio en los campos durante el verano, ayudado por las lluvias, no coincide con los porcentajes de preñez que están mostrando las ecografías en el rodeo bovino. La pregunta es ¿cuántos terneros menos nacerán?. 

Los veterinarios lo tienen claro, no se llegará a producir los 3 millones de terneros que Uruguay logró el año pasado, marcando un récord histórico. Pero, la gran pregunta, en función de los dispares resultados de las ecografías es ¿cuánto menos terneros se producirán?.

La euforia que mostraban algunos veterinarios con aquella abundancia de pasto y el buen estado de las vacas, se contradice con los diferentes resultados que están mostrando los diagnósticos de gestación en el rodeo de cría, que ya están bastante avanzados. Más que nunca, comienzan a notarse en los resultados las diferencias entre aquellos predios que aplican tecnologías de bajo costo para manejar el amamantamiento del ganado (tipo destete precoz) que en aquellos que se jugaron a un buen año y no hicieron nada.

"El porcentaje de preñez promedio está en el entorno del 85% sobre algo más de 14.000 vientres revisados hasta ahora. Es un poquito menos que el año pasado, pero encontramos mayor variación en las tasas de preñez", adelantó a El País el veterinario Guillermo de Nava que trabaja, mayoritariamente en los departamentos del norte de Uruguay. El año pasado, el promedio general fue 82,4% al final de los diagnósticos.

El profesional destacó que hay predios donde se ha llegado a 97% de preñez y en otros casos, en la misma categoría (ganado de cría), se llegó apenas a 57%. El invierno pasado fue duro, los ganados salieron sentidos; eso también puede haber afectado bastante la aparición de celos en el rodeo.

De Nava recordó que en aquellos predios donde se hace monitoreo del entore -se revisa por ecógrafo las vacas para ver cuáles presentan celo, cuáles no y cuáles están preñadas-, precisamente para tomar medidas a tiempo, los resultados son mejores. "En enero ya veíamos algunas luces amarillas muy serias. Las cosas no venían como la gente cría", afirmó el veterinario.

"En función de esos resultados complicados, en algunos lugares tuvimos que aplicar destete precoz en buena parte de las vacas de cría porque iba a costar preñarlas. Tuvimos que recurrir a esta herramienta en muchos predios porque no llegábamos a los objetivos planteados con las preñeces", agregó De Nava.

En el centro del país, el veterinario Santiago Bordaberry también adelantó a El País que se ve una diferencia "enorme" entre los resultados de las vacas paridas por primera vez y las que presentan múltiples partos. "Con las vacas de primera cría los productores no aplicaron medidas de manejo y tuvieron resultados muy pobres", adelantó.Realidad.

Bordaberry dice que no hay duda que el promedio de preñez a nivel país va a ser más bajo que el del año pasado, pero insiste en que nadie sabe cuánto, mirando las grandes variaciones que muestran las ecografías, tanto a nivel de predios, como entre las categorías evaluadas. Ese es un común denominador en todas las zonas.

También hay productores que lograron buenos resultados, aunque "nunca como los del año pasado" y otros que "recibieron muchísimas sorpresas" cuando se evaluaron los rodeos, indicó.

Bordaberry recordó que el calor sumamente intenso que se registró sobre fines de diciembre y el exceso de lluvias de principio de enero, jugó un papel importante en la baja de la cantidad de terneros.

"Esperemos que no sea demasiada, pero parecería que sí lo es", destacó Bordaberry.

Complicado.

Mientras tanto, el doctor Pablo Marinho que lleva 25.000 diagnósticos de gestación en rodeos bovinos de Cerro Largo, Treinta y Tres, Tacuarembó y Rocha, calificó la situación como "complicada" en las zonas que les tocó evaluar los rodeos.

Los datos de sus ecografías arrojan un promedio general de 74%, un 10% por abajo que el promedio de 2013.

Marinho dijo que en vaquillonas se llega a un promedio de 82%, mientras que en rodeos de vacas de cría con manejo tradicional se obtuvo 62%, pero en rodeos donde se aplicó destete precoz se alcanzó el 80% de preñez; en vacas solteras el guarismo llega a 94%.

"Es una sorpresa grande lo que se está viendo, especialmente en vaquillonas", admitió Marinho desde Cerro Largo.

El gran problema es que, nuevamente, hay muchas preñeces tardías y eso complica el manejo de los predios. Cabe recordar que ya se viene de un año con preñeces tardías. Esos vientres, precisarán mucho manejo para volverlos a preñar en la próxima zafra.

"Mucha gente se la jugó a no aplicar tecnología porque el clima venía bien y porque había pasturas de sobra. Los costos son altos y muchos productores se jugaron a preñar las vacas pero sin gastar mucho", estimó el profesional al momento de analizar porqué hay tantas sorpresas hoy.

Desazón.

Pero, el presidente de la Federación Rural, Carlos María Uriarte, aportó otro ingrediente a la discusión: el desestímulo de los ganaderos con las señales que daba el mercado de haciendas en la mitad del entore. A principios del período, los ganaderos no tenían señales complicadas en el mercado. "A esa altura teníamos la esperanza de que todo lo sucedido no pasaría, de repetir la cantidad de terneros del año pasado", reconoció Uriarte.

El desestímulo, producto de un mercado ganadero con bajos precios, bajo nivel de faena y con problemas para comercializar ciertas categorías, como es el caso de la vaca gorda, vino después y sigue hasta hoy.

"Las animales que el productor no esperaba que fallaran, seguramente serán engordados y vendidos como vaca gorda para hacer caja -para pagar los gastos de los establecimientos- y para alivianar los campos. Puede ser otra ayuda que Dios nos está dando en estos momentos", le dijo Uriarte a El País.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria