Mayoría de negocios por novillos con máximo en US$ 3,75 el kilo; hay industrias que no pasan precios y bajan la faena. 

Los acelerados incrementos de precio para el ganado gordo que caracterizaron a las semanas pasadas dan lugar ahora a un mercado más tranquilo. No hay fluidez de negocios con las referencias de punta de la semana pasada y algunas plantas no están pasando precios. Las lluvias registradas y las altas temperaturas han asegurado rebrotes y los ganados especiales que están prontos no aparecen, esperando lograr mayores precios.

El novillo se negocia entre US$ 3,70 y US$ 3,75/kg. Si bien algunos ganados pueden alcanzar los US$ 3,80, se torna algo cada vez más puntual. Asimismo, algunas plantas pasan precios de US$ 3,60 para novillos. Por otro lado, las referencias para las vacas se mantienen entre US$ 3,30 y US$ 3,35. Hay una acentuada disparidad de precios y entradas de animales a planta. Estas últimas pueden estirarse de 7 o 10 días a 15 o 20.

Las referencias de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) para la semana pasada subieron cuatro centavos en el caso del novillo gordo hasta US$ 3,81 el kilo a la carne y tres a la vaca hasta US$ 3,39 el kilo. Mientras que en ovinos los corderos fueron los únicos que aumentaron: un centavo hasta US$ 3,72. El cordero pesado se mantuvo como la semana pasada en US$ 3,78, los borregos en US$ 3,68, capones en US$ 3,29 y las ovejas en US$ 3,09.

Pero este lunes los consignatarios opinaron que ahora se dificulta la concreción de negocios con los menores valores propuestos por parte de la industria.

El mercado de reposición se mantiene firme y con poca oferta. Todas las categorías se encuentran demandadas. Pero los valores no han acompañado en la misma proporción a los valores del ganado gordo, y eso se ha reflejado en la relación "flaco/gordo" (cociente entre el precio del ternero y el novillo en pie) que se ubica en los menores niveles del 2015 y en más de cuatro años. En el remate del miércoles pasado de Plaza Rural las subas de precios fueron marcadas y hubo una alta colocación. El ternero promedió US$ 2,32, 26 centavos por encima del nivel logrado en el remate anterior del 15 de julio y 7 más en la comparación interanual.

En cuanto a la faena, en la semana que terminó el 8 de agosto anotó su segundo registro semanal consecutivo por debajo de las 40.000 reses. Cabe destacar que los días de operativa se vieron reducidos por el paro general del jueves. Totalizó 34.217 vacunos, 11% menos que en la semana anterior y solo 0,4% menos en la comparación interanual. La faena de novillos cayó un 10% y la de vacas 11% en forma semanal, hasta los 17.143 y 16.443 animales respectivamente. Fue la menor faena de vacas en el año, en tanto la de novillos marcó un mínimo desde comienzos de abril.

Contrariamente, la faena semanal de ovinos se movió al alza y alcanzó los 10.213 animales. El crecimiento respecto al volumen de la semana pasada fue de 7% y la variación anual fue de -43%. La participación de los corderos en el total aumentó a 65% con 6.624 cabezas y la de las ovejas bajó levemente a 30% con 3.073.

Los precios INAC para la semana que cerró el 08 de agosto también aumentaron. El índice para el kilo de novillo aumentó de US$ 3,760 a US$ 3,858 y estableció una brecha interanual de 5,5%. El kilo de vaca INAC pasó de US$ 3,356 a US$ 3,398 por kilo, nivel 3,6% mayor respecto al de la misma semana de 2014. En el caso del cordero el kilo aumentó desde US$ 3,723 a US$ 3,93 y acortó la diferencia negativa a 5%, la mitad que fijó la semana pasada.

Fue una semana con ingresos por exportación al alza. La tonelada de carne bovina subió fuerte, pasó de US$ 3.719 a US$ 3.960. Con ese número el promedio de las últimas cuatro semanas móviles alcanzó los US$ 3.21/ton. De todas maneras se encuentra un 6,4% por debajo en relación al precio del año pasado. En carne ovina la tonelada acumuló otra semana arriba de US$ 5.000 al pasar de US$ 5.148 a US$ 5.360 y el promedio de cuatro semanas llegó a US$ 5.259, máximo desde setiembre de 2011.

Da la impresión que el pico de precios se ha alcanzado, pero las abundantes lluvias y el rebrote de avenas y praderas mantendrá limitada la oferta.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria