Hubo fuerte suba en precios de exportación de carne. 

La industria continúa presionando los valores del ganado gordo hasta niveles que no convencen a todos los oferentes. Ante ello deciden esperar y agregar más kilos a sus animales por lo que se dificulta la concreción de negocios, también teniendo en cuenta que los animales bien terminados no abundan. Es un momento de cautela que de a poco se refleja en la reposición.

Operadores consultados comentaron que se manejan precios entre US$ 3,30 y US$ 3,35/kg para el novillo, y de US$ 3 a US$ 3,10 para la vaca buena. Las entradas se mantienen relativamente largas, entre 8 y 10 días en promedio. Por su parte, los corderos cotizan entre US$ 3,70 y US$ 3,80.

Las referencias de Consignatarios bajaron en vacunos pero continuaron subiendo en ovinos. El valor medio para el novillo gordo perdió ocho centavos hasta US$ 3,43 el kilo a la carne. La vaca tuvo el mismo retroceso hasta US$ 3,13 el kilo. En tanto, el cordero sigue incrementando la diferencia con el novillo. Aumentó dos centavos hasta US$ 3,87, el borrego uno a US$ 3,82, el capón dos a US$ 3,35 y el cordero pesado y la oveja se mantuvieron sin cambios en US$ 3,90 y US$ 3,21, respectivamente.

Con menos plantas faenando, ya que Cledinor, San Jacinto y Carrasco interrumpieron su operativa temporalmente, en la semana que terminó el 12 de setiembre se faenaron 37.919 bovinos, 16% menos que en la semana anterior pero 10% más comparado al nivel de un año atrás. Se faenó la menor cantidad de novillos desde principios de abril: 16.941 novillos, 33% menos que la semana pasada y 13% menos en la comparación interanual. La faena de vacas fue de 20.320 cabezas marcó un avance semanal de 6% y de 43% más respecto a la misma semana de 2014.

La faena de ovinos sigue siendo muy baja si bien el aumento semanal fue de18%. Se faenaron 16.002 lanares, un 53% menos que un año atrás. La participación de los corderos fue de 66% con 10.569 cabezas y la de las ovejas 24% con 3.828.

En la semana terminada el 12 de setiembre los precios INAC también cayeron pero siguen estando distanciados de los de ACG. El kilo de novillo pasó de US$ 3,777 a US$ 3,687 y se ubicó 1,5% por debajo de la referencia del mismo momento en 2014. El kilo de vaca INAC descendió desde US$ 3,352 a US$ 3,278, 3,3% menor en la comparación interanual. En tanto, el precio INAC del cordero sobrepasó los US$ 4: aumentó de US$ 3,936 a US$ 4,029 por kilo, que de todas maneras se posiciona 5% por debajo comparado al año pasado.

Fue una semana con subas muy importantes en los ingresos promedio por exportación tanto de carne vacuna como ovina, acercándose a los US$ 4.000 y trepando por encima de US$ 6.000, respectivamente. La tonelada de carne bovina promedió en US$ 3.975 (cabe destacar que el volumen vendido en la semana fue de 3.505 toneladas, la mitad que en las semanas anteriores) y el promedio de las últimas cuatro semanas aumentó hasta US$ 3.808.

El mercado está en un ajuste que debe persistir a pesar de que la oferta será baja hasta noviembre.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria