En carne vacuna los ingresos por exportación superaron los US$ 4.000 la tonelada. 

Continúa la presión a la baja en el mercado de ganado gordo y la firmeza en el mercado deovinos. La industria, cuando pasa precios, propone US$ 3,30 a US$ 3,35/kg carcasa de novillo. Por vacas es difícil conseguir más de US$ 3,15. Habitualmente el precio se ubica sobre los US$ 3,10.

Muchas plantas de gran porte no pasan precios. Y las que pasan, lo hacen con entrada a más de una semana. Da la impresión que la presión bajista ha llegado para quedarse. Por otra parte, la oferta no parece bajar demasiado. Puede considerarse que la faena ha sido nuevamente alta, aunque sigue debajo de las 40 mil cabezas. Fueron 37.216 vacunos un descenso muy leve respecto a la semana anterior (37.919) y un volumen alto para el mes de setiembre a continuación de una sequía. Mucho mayor al de la misma semana del año anterior (31.793).

En la faena volvió a ser muy alta la cantidad de vacas faenadas, que por segunda semana consecutiva supera a la de novillos, aunque bajando respecto a la semana previa. Fueron 18.362 vacas, 9% menos que la semana anterior pero 28% más que en igual semana del año pasado. La actividad con hembras fue 49,5% del total. En novillos la faena de 17.888 incluso repuntó un 6% respecto a la semana previa y superó en 6% también a la de igual semana de 2014.

En la planilla de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) el descenso en el precio de los novillos fue de cinco centavos en cuarta balanza, de US$ 3,43 a US$ 3,38, pero de solo un centavo para el ganado en pie, de US$ 1,84 a US$ 1,83. Las vacas incluso no cambiaron su cotización en pie de US$ 1,53 a pesar de que bajaron su cotización en peso carcasa de US$ 3,33 a US$ 3,30, cotizaciones promedio de la semana pasada que no se sostienen en la operativa actual.

En contraste, el precio de los ovinos sigue en ascenso. ACG subió las referencias para el cordero de US$ 3,87 a US$ 3,90 y al pesado de US$ 3,92 a US$ 3,96. La operativa a US$ 4 por buenas corderadas es generalizada y quien tenga lotes grandes y bien terminados puede pedir precios por encima de esa referencia.

La faena de ovinos creció de la mano de una faena de corderos que aunque no es extraordinaria, fue la mayor del año. Fueron 20.335 ovinos, frente a 16.002 de la semana anterior y 26.406 de igual semana del año pasado. Aunque es 21% menos que en 2014, las faenas de ovinos venían siendo la mitad del año pasado. Y se faenaron más de 13 mil corderos en una semana con la ausencia de frigoríficos principales en el rubro.

Por ahora las buenas noticias siguen llegando desde el mercado de exportación. En la semana que terminó el 19 de setiembre la carne bovina tuvo un ingreso que sobrepasó los US$ 4.000/ton. El valor medio de las últimas cuatro semanas trepó a US$ 3.900, el mayor desde la semana culminada el pasado el 14 de marzo.

En ovinos las cotizaciones cercanas a los US$ 6.000 de la semana previa no se sostuvieron. El valor de exportación semanal descendió de US$ 5.886 a US$ 4.395. De todas formas, el promedio de las últimas cuatro semanas se mantuvo por encima de los US$ 5.000. Con US$ 5.242 superó en casi US$ 20 al de la semana anterior.

El mercado de vacunos parece encaminado a una baja fuerte con la ausencia de siete plantas frigoríficas. El diferencial de precios con Brasil en ganado gordo y en reposición es un riesgo, particularmente tomando en cuenta que Turquía habilitó al país vecino. Por primera vez la exportación de ganado en pie tiene competencia. Los precios de exportación pueden ser un seguro de mediano plazo, al igual que la primavera Niño que se viene. 

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria