Los novillos especiales de pradera pueden alcanzar hasta US$ 3,50 por kilo. 

El mercado se mantiene demandado y firme con las cuadrillas kosher ya operando en distintas plantas y otras –como las de Marfrig y JBS– esperándolas para la semana que viene. Los ganados de buena terminación siguen sin aparecer en gran volumen ante el retraso en las invernadas y la oferta espera mejores valores para vender. Ello configura presiones alcistas que llevan a que novillos muy bien terminados puedan alcanzar los US$ 3,50/kg, según manifestaron consignatarios.

Existe disparidad en los valores que pasan las plantas. El grueso de los negocios en novillos generales se concreta entre US$ 3,40 y US$ 3,45. Operadores consultados dijeron que las entradas varían entre plantas, las que operan con cuadrillas y pueden estar más apuradas fijan cargas para dentro de una semana. La vaca gorda cotiza entre US$ 3,15 y US$ 3,20. En ovinos los precios que pasa la industria continúan bajando. El enfriamiento de la economía brasileña –principal compradora de cortes delanteros ovinos uruguayos– es un factor muy influyente, pero continúa siendo el destino más importante.

En la planilla de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) todas las categorías de vacunos tuvieron avances en sus precios promedio, tanto en pie como a la carne, excepto la conserva que permaneció incambiada en cuarta balanza. Subió cinco centavos su referencia para el novillo gordo hasta US$ 3,41 y dos la vaca hasta los US$ 3,11. Al igual que en las últimas dos semanas, en ovinos los precios siguen ajustando a la baja, todas las categorías se desvalorizaron. El cordero y el borrego cayeron seis centavos hasta US$ 3,82 y US$ 3,79, respectivamente, el cordero pesado siete a US$ 3,85, la oveja 11 a US$ 3,12 y el capón tres a US$ 3,31.

La faena de vacunos cortó una racha alcista de tres semanas. En la semana que terminó el 24 de octubre se faenaron 38.827 vacunos, 1,5% menos que en la semana anterior y 2,4% por debajo del nivel del año pasado. La faena de novillos aumentó y sobrepasó las 19.000 cabezas, la de vacas cayó. Se faenaron 19.107 novillos, un 2,6% más que la semana previa pero 10% menos en la comparación interanual. La faena de vacas tuvo un retroceso semanal de 6% hasta 18.756 cabezas, pero 1.000 cabezas más que hace un año.

La faena de ovinos aumentó levemente. El volumen totalizó 27.380 lanares, se ubicó 1% por encima del de la semana anterior, pero 32% abajo en la comparación interanual. La participación de corderos fue de 71% y equivalió a 19.521 animales, 26% menos que un año atrás. Las ovejas abarcaron el 17% de la faena total y llegaron a 4.605 cabezas, 34% menos.

Podría ser un momento para hacer caja antes de que irrumpa la zafra de la segunda quincena de noviembre. Aprovechar un buen momento en el balance entre oferta escasa y demanda firme puede ser algo a considerar.

Respecto a la reposición, los consignatarios indicaron que se concretan más negocios, lo cual se veía dificultado en las últimas semanas ante los precios pretendidos por las partes. En los remates por pantalla el ternero sigue firme. En Plazarural el martes pasado los terneros generales promediaron en US$ 2,21/kg, 1,6% más que en el remate anterior. Las vacas de invernada también tuvieron una buena suba: de 1,67% hasta promediar en US$ 1,34.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria