Los operadores de mercado sostienen que hay ganado suficiente para que los frigoríficos industrialicen por encima de las 50.000 cabezas. 

Luego de dos semanas por encima de las 50.0000 cabezas, la faena de bovinos volvió a bajar y quedó levemente por encima de las 48.000 reses, según los datos del Instituto Nacional de Carnes (INAC).


La semana pasada (último dato conocido) se mataron 48.686 vacunos que fueron 25.879 novillos, 21.948 vacas, 189 terneros y 670 toros. Los operadores de mercado sostienen que hay ganado suficiente para que los frigoríficos industrialicen por encima de las 50.000 cabezas semanales, pero en realidad, las señales que recibe el mercado es de una industria que no tiene mayor apuro por comprar.

Con los fríos y principalmente con las heladas, la oferta de vacunos continuará creciendo. Hasta ahora, el regreso de las cuadrillas de rabinos que faenan vacunos para Israel no se ha visto reflejada en la demanda del mercado, aunque siguen primando los novillos por encima de las vacas gordas. 

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria