Si bien los precios se mantienen estables, la negociación en vacunos es dificultosa y se refleja en la caída de la faena; en ovinos persiste la reducida oferta y la firmeza. 

En un momento de alta oferta el mercado del gordo carece de fluidez. Si bien el clima ejerce presión vendedora sobre los productores, éstos resisten a vender sus ganados por debajo de las referencias de mercado. A esto se suma que la oferta de ganados bien terminados no abunda. En consecuencia, la operativa es dificultosa y eso se traduce en la caída de la faena semanal, aunque cabe acotar que la semana pasada tuvo menos actividad por haberse celebrado el Día de la Carne.

Pese al intento de la industria de pagar algunos centavos menos la semana pasada, los precios no cambiaron para la hacienda bien terminada. Para los novillos la referencia se mantiene en US$ 3,25, pudiéndose conseguir algunos centavos más por lotes de ganado pesado. Las entradas para esta categoría se alargaron y rondan los 10 días. Por su parte, la vaca se sostiene en US$ 2,85 con entradas muy largas que pueden alcanzar las tres semanas.

Con respecto a ovinos, persiste la reducida oferta y la firmeza de los precios. El cordero se negocia en el eje de US$ 3,80 y la oveja se negocia en el entorno US$ 3,20.

La Asociación de Consignatarios de Ganado mantuvo, por quinta semana consecutiva, su referencia para el novillo en US$ 3,25 y por séptima consecutiva la vaca en US$ 2,79. En tanto, en ovinos mantuvo el cordero a US$ 3,81 y subió un centavo el cordero pesado a US$ 3,82 y la oveja a US$ 3,22.

En el mercado de reposición, los precios siguen con presión bajista. Esta semana en Lote 21 el ternero promedio US$ 1,95, cinco centavos por debajo del anterior remate de la firma.

La faena de vacunos de mayo se ubicó en las 206.000 cabezas y alcanzó el máximo de los primeros cinco meses del año. Fue un 2,8% mayor a la de abril y 2,4% superior a la de mayo del año pasado. En el mes se faenaron 92.791 vacas, 6,8% más que en el mismo período de 2013, y 109.338 novillos, 4,5% por encima de la del año pasado.

En la semana que culminó el 31 de mayo la faena de vacunos cayó un 9,5% respecto a la semana que terminó el 24 de mayo, pasando de 48.686 cabezas de ganado a 44.055. En comparación a la semana equivalente del 2013, la faena fue un 6,5% mayor. Se faenaron 22.271 novillos (50,6% de la faena total) y 20.905 vacas (un 47,5% del total faenado).

La faena de ovinos del quinto mes del presente año fue 90.316 animales, 1,36% por debajo de la de abril y 0,24% menor comparada a la de mayo de 2013. Se compuso por 36.873 corderos, cantidad 3,4% menor a la del mismo mes del año pasado, y 35.539 ovejas, 0,55% superior.

Por otro lado, en la semana que culminó el 31 de mayo se faenaron 20.604 ovinos, un 8,7% superior a la faena de la semana que terminó el 24 de mayo. La faena semanal fue un 36,5% inferior a la de la semana equivalente del 2013.

El índice INAC para el kilo de novillo de la semana que terminó el 31 de mayo cayó respecto a la semana anterior, pasó de los US$ 3,361 el kilo a US$ 3,352, siendo 10,1% menor al precio que tenía hace un año. El kilo de vaca INAC aumentó, pasó de US$ 2,889/kg  a 2,890, precio 17,9% inferior al que tenía en el 2013. El cordero INAC disminuyó, pasando de US$ 3,871 por kilo a US$ 3,862, siendo 4,5% superior al valor del año pasado.

El precio promedio de exportación para la carne bovina en la semana que culminó el 31 de mayo aumentó de US$ 3.879/t a US$ 4.131/t. El promedio de las últimas cuatro semanas móviles fue US$ 3.997, un 6,7% superior al que tenía a igual momento el año pasado.

El precio de exportación para la carne ovina cayó, pasando de US$ 4.631/ton a US$ 4.149/ton. El ingreso promedio de las últimas cuatro semanas fue US$ 4.170, siendo 7,5% mayor al de igual período en 2013.

Este leve incremento en la faena mensual debería marcar el comienzo de una tendencia prolongada de crecimiento de la actividad.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria