Hay poca oferta, el pasto es abundante y las cuadrillas Kosher están llegando. 

El mercado ganadero se mueve en una carrera entre la llegada de las cuadrillas Kosher en los primeros días de mayo y las heladas, que pEl mercado ganadero se mueve en una carrera entre la llegada de las cuadrillas Kosher en los primeros días de mayo y las heladas, que por ahora, salvo episodios menores, se demoran. En esa espera, el mercado va ganando, centavo tras centavo, impulsado en parte por la demanda interna ya que se viene el fin de semana con más consumo de carne por parte de los uruguayos, el cada vez más clásico asado del 1° de mayo.

Centavo a centavo, se consolida la gradual suba para el ganado gordo. Mejoró la intención de compra y eso se traduce en un leve repunte de valores, para novillos entre US$ 2,75 y US$ 2,85 máximo, dependiendo de la distancia a planta y calidad del ganado.

Los negocios en vacas se concretan entre US$ 2,55 y US$ 2,65 máximo, para vaca gorda especial y pesada.

También está firme el mercado para ovinos, dentro de una operativa muy limitada que ubica el precio del cordero entre US$ 3,20 y US$ 3,25 por kilo de carcasa.

No hay mucha oferta de ganado y las entradas a planta están cortas, en el entorno de una semana. El mercado está enrarecido por una situación sindical poco clara. Al viernes no hay una posición definitiva de la federación de trabajadores de la industria, Foica. La perspectiva es de una persistencia de faenas en el entorno de 40 mil vacunos.

Las ventas en Pantalla Uruguay se mantuvieron en una estabilidad interesante para terneros, que promediaron US$ 2,10 (US$ 2,09 en la venta anterior), novillitos de 1 a 2 años US$ 1,70 (US$ 1,74 previo) y novillos de 2 a 3 en US$ 1,51 (US$ 1,54 en el remate anterior). Megaagro vendió el lote más alto, terneros a US$ 2,60. Las vacas de invernada siguen muy cerca de los US$ 1,20. Promediaron US$ 1,18 y venían de US$ 1,19 en la venta del mes pasado.

"La situación forrajera es un factor determinante para que la oferta no sea más voluminosa, con ganados en muy buen estado, un elemento de altísimo poder que le da capacidad negociadora al productor y le permite darle kilos previos al invierno al ganado", señaló el consignatario Gustavo Basso al programa Tiempo de Cambio de radio Rural.

Se puede decir que hay un componente climático que da soporte a los precios y que la perspectiva es que el otoño templado permanezca por varios días más. lor ahora, salvo episodios menores, se demoran. En esa espera, el mercado va ganando, centavo tras centavo, impulsado en parte por la demanda interna ya que se viene el fin de semana con más consumo de carne por parte de los uruguayos, el cada vez más clásico asado del 1° de mayo.

Centavo a centavo, se consolida la gradual suba para el ganado gordo. Mejoró la intención de compra y eso se traduce en un leve repunte de valores, para novillos entre US$ 2,75 y US$ 2,85 máximo, dependiendo de la distancia a planta y calidad del ganado.

Los negocios en vacas se concretan entre US$ 2,55 y US$ 2,65 máximo, para vaca gorda especial y pesada.

También está firme el mercado para ovinos, dentro de una operativa muy limitada que ubica el precio del cordero entre US$ 3,20 y US$ 3,25 por kilo de carcasa.

No hay mucha oferta de ganado y las entradas a planta están cortas, en el entorno de una semana. El mercado está enrarecido por una situación sindical poco clara. Al viernes no hay una posición definitiva de la federación de trabajadores de la industria, Foica. La perspectiva es de una persistencia de faenas en el entorno de 40 mil vacunos.

Las ventas en Pantalla Uruguay se mantuvieron en una estabilidad interesante para terneros, que promediaron US$ 2,10 (US$ 2,09 en la venta anterior), novillitos de 1 a 2 años US$ 1,70 (US$ 1,74 previo) y novillos de 2 a 3 en US$ 1,51 (US$ 1,54 en el remate anterior). Megaagro vendió el lote más alto, terneros a US$ 2,60. Las vacas de invernada siguen muy cerca de los US$ 1,20. Promediaron US$ 1,18 y venían de US$ 1,19 en la venta del mes pasado.

"La situación forrajera es un factor determinante para que la oferta no sea más voluminosa, con ganados en muy buen estado, un elemento de altísimo poder que le da capacidad negociadora al productor y le permite darle kilos previos al invierno al ganado", señaló el consignatario Gustavo Basso al programa Tiempo de Cambio de radio Rural.

Se puede decir que hay un componente climático que da soporte a los precios y que la perspectiva es que el otoño templado permanezca por varios días más.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria