Los verdeos con buenos desarrollos, el mercado de haciendas gordas en alza y una oferta de gran nivel favorecieron el mercado. 

Los verdeos con buenos desarrollos, el mercado de haciendas gordas en alza y una oferta de gran nivel fueron los principales factores que redundaron en una muy buena subasta de Pantalla Uruguay, el miércoles y ayer, en la Rural del Prado.

La 37ª edición de la Ganadera Hereford tuvo demanda firme por los lotes de todas las categorías. Ayer el remate comenzó más bien frío, con tres o cuatro lotes de terneras que se fueron sin colocación, pero luego el mercado se entonó y se vendieron incluso esos primeros lotes que en un principio no habían tenido ofertas.

Esa categoría finalizó con colocación casi total, quedó solo un lote sin venderse, a precios que se consideraron razonables. Se pagaron cifras más destacadas por los ganados de mejor clase, pero lo más importante fue la fluidez de los negocios, según comentó a El Observador Agropecuario el consignatario Fernando José de la Peña, director del escritorio Fernando de la Peña Negocios Rurales, integrante de Pantalla Uruguay.

Fue esta firma, que reune a un importante grupo de escritorios rematadores, la encargada de la conducción del tradicional remate, el pionero en el sistema de ventas ganaderas por pantalla, organizado por la Sociedad de Criadores de Hereford del Uruguay.

Después se vendieron las vaquillonas, a buenos precios considerando que pesaban 260 y 270 kilos. Se colocó un alto porcentaje a US$ 1,60 y US$ 1,70. Los preñados también se vendieron muy bien, a precios que se ubicaron entre US$ 520 y US$ 560, indicó.

En la primera jornada el ternero liviano se vendió muy bien, y se percibió que hay muchos productores preparando ganados para exportación. Por el ternero un poco más pesado la demanda fue algo inferior, porque las empresas exportadoras de ganado en pie operaron muy poco en el remate, y eso hizo que los precios no fueran tan destacados como los de los livianos, analizó el empresario.

Luego, los novillos se vendieron de forma muy firme, porque ya irán a los verdeos, así como las vacas de invernada, y saldrán prontos en poszafra. Por otra parte, los novillos que pesaban en el entorno de 300 kilos fueron más difíciles de vender.

De la Peña opinó que el mercado seguirá firme, y si los fríos tardan unos días más en llegar, y con el precio del ganado gordo en suba, la reposición se seguirá vendiendo a estos precios.

"Se vendió mucho, pero queda mayo que es un mes de oferta grande. En abril hubo muchos terneros, que adelantaron su preparación respecto a años anteriores, debido al buen clima", analizó.
Los productores que venden sus ganados en Pantalla Uruguay cobran al contado y sin descuentos financieros.

 

 

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria