El ascenso en los precios ganaderos puede sostenerse durante algunas semanas más.

El calor inusual para la época también empieza a calentar a los mercados. Sobre el cierre de la semana los mejores novillos llegan muy cerca de los US$ 2,90 por kilo, mientras que las vacas bien terminadas también sumaron unos cinco centavos de suba a lo largo de la semana y pueden llegar a US$ 2,65. Hay una oferta moderada y que sigue teniendo un fuerte respaldo en la buena situación forrajera.

Los consignatarios ubicaron a los mejores novillos en US$ 2,83, cuatro centavos más arriba que la semana previa. En pie sube dos centavos a US$ 1,55 por kilo. Cabe esperar que el próximo lunes vuelva a subir tres o cuatro centavos.

En vacas la suba de consignatarios fue más cautelosa, de tres centavos, de US$ 2,55 a 2,58. En pie permaneció incambiada en U$ 1,27.

Las cuadrillas Kosher ya se encuentran trabajando en las plantas frigoríficas y los negocios se han ido concretando de forma fluida, con entradas a planta frigorífica en el entorno de una semana. No se percibe por ahora un efecto importante de la situación sindical, que tiene a los obreros de la industria frigorífica en medio de una negociación salarial por ahora complicada.

En ovinos también hay un leve repunte de valores, con negocios que se concretan en la medida que aparece la oferta, que es escasa. Los precios para los mejores corderos se mantienen en US$ 3,25 y los borregos en US$ 3,20.

La faena de vacunos fue la más alta del año, impulsada por la hembras que tuvieron la mayor actividad desde 2010. La faena total alcanzó las 50.765 cabezas en la semana cerrada al 29 de abril y fue la más alta desde diciembre del año pasado. Comparado con la misma semana de abril de 2016 la suba fue de 45%, con un total de 35.117 animales.

El volumen de vientres alcanzó las 27.725 cabezas (con 54,6%), el más grande registrado desde diciembre de 2010.

Hace un año, los envíos de hembras totalizaron 20.131 animales, lo que muestra una suba interanual de 38%.

La faena de abril alcanzó las 172.950 cabezas, de las que 93.690 fueron vacas (54%) y 75.222 (43%) fueron novillos. Se mantiene notoriamente por encima de la de 2016.

En ovinos la actividad semanal cayó en más de 2.000 cabezas. Se faenaron 5.787 ovinos, de los que 2.360 fueron corderos y 2.494, ovejas. Aunque la variación semanal fue negativa, comparando con un año atrás estuvo 52% arriba.

El precio de exportación de la semana pasada superó los US$ 3.500 por tonelada, el mercado chino parece más firme y el ascenso de precios ganaderos puede prolongarse durante algunas semanas más.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria