En un contexto de precios que siguen estables, la alta oferta de vacunos contrasta con la reducida en el caso de los ovinos, cuya faena descendió en forma notoria. 

Desde hace ya varias semanas la estabilidad es el denominador común en el mercado de vacunos. La industria mantiene el nivel de precios en tanto regula sus entradas para mantener estabilizada la faena. Por el lado de la oferta, no abundan los ganados bien terminados. Los cambios que se van concretando en la faena son importantes. La faena de vacas superó a la de novillos y fue 68% superior a la de la misma semana del año pasado. La de ovejas cayó y fue 54% menos a la de un año atrás.

En materia de precios, para los novillos la referencia se mantiene en US$ 3,25, pudiéndose conseguir algunos centavos más por lotes de ganado pesado. Las entradas para esta categoría rondan la semana. Por su parte, la vaca no supera los US$ 2,85 con entradas largas que pueden alcanzar las tres semanas mucha exigencia y plantas que reciben ganado a menos precio a cambio de acelerar el recibo.

En ovinos el panorama sigue siendo de firmeza de precios y oferta reducida. El cordero se negocia entre US$ 3,80 y US$ 3,85 y la oveja de US$ 3,20 a US$ 3,25.

La Asociación de Consignatarios de Ganado mantuvo por sexta semana consecutiva su referencia para el novillo en US$ 3,25 y bajó un centavo la vaca a US$ 2,78. En tanto, en ovinos bajó el cordero a US$ 3,80 y el cordero pesado a US$ 3,82 y subió uno la oveja a US$ 3,24.

En el mercado de reposición, luego de operar a la baja durante todo el año, esta semana en Plazarural el precio del ternero subió un 3%. El promedio general de la categoría fue de US$ 2,02 y el hecho de que haya sido superior a los US$ 2 es una buena señal para el sector criador, el cual había visto hasta este momento una persistente caída en los precios de la reposición.

En la semana que culminó el 7 de junio la faena de vacunos aumentó un 10% respecto a la semana que terminó el 31 de mayo, pasando de 44.055 cabezas de ganado a 48.473. En comparación a la semana equivalente del 2013, la faena fue un 44,6% mayor. Se faenaron 23.203 novillos –47,9% de la faena total– y 24.213 vacas –un 50% del total faenado–.

La faena semanal de ovinos fue de 14.285 cabezas, un 30,7% menor a la faena de la semana que terminó el 31 de mayo. La faena semanal fue un 33,4% inferior a la de la semana equivalente del 2013.

El índice INAC para el kilo de novillo de la semana que terminó el 7 de junio cayó respecto a la semana anterior, pasó de los US$ 3,352 el kilo a US$ 3,319, siendo 10,1% menor al precio que tenía hace un año. El kilo de vaca INAC disminuyó, pasó de US$ 2,890/kg a 2,871, precio 16,4% inferior al que tenía en el 2013.

El cordero INAC aumentó, pasando de US$ 3,862 por kilo a US$ 3,898, siendo 7,1% superior al valor del año pasado. 

El precio promedio de exportación para la carne bovina en la semana que culminó el 7 de junio aumentó de US$ 4.183/t a US$ 4.296/t. El promedio de las últimas cuatro semanas móviles fue US$ 4.073, un 14,7% mayor al que tenía a igual momento el año pasado.

El precio de exportación para la carne ovina se incrementó, pasando de US$ 4.057/ton a US$ 4.122/ton. El ingreso promedio de las últimas cuatro semanas fue US$ 4.206, siendo 13,6% mayor al de igual período en 2013.

El precio puede tener más novedades desde un  posible acuerdo inter empresarial que desde los mercados, donde seguirá la presión de la oferta en vacunos y la escasez en ovinos. Las ventas de reposición que se realizarán entre hoy y el jueves seguirán dando señales interesantes para la invernada.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria