El valor en la reposición sigue imparable, con una fuerza tan importante como la de las pasturas.

El precio del ternero se despegó este jueves en Pantalla Uruguay, impulsado por la exportación en pie y la demanda interna por la reposición. Con la primavera ya instalada, los teneros en general promediaron US$ 2,31, el mayor valor desde febrero de 2014 y seis centavos arriba del promedio del remate de agosto. Son datos no menores en vísperas del arranque oficial de la zafra de reproductores.

El récord fue para un lote de 74 terneros de menos de 140 kilos, que se comercializó a 3,01 por kilo, un precio que deja una brecha mínima, de pocos centavos, si se compara con los precios que se están manejando para el novillo gordo. La ternerada de menos de 140 kilos promedió US$ 2,65. Los lotes entre 140 y 180 kilos hicieron un promedio de US$ 2,27 y los de más de 180 kilos hicieron US$ 2,11.

Por ascensor y por escalera

Mientras el ternero sube por ascensor, el ganado gordo lo hace por escalera. El repunte de novillos y vacas que se alcanzó la semana pasada se consolidó en los últimos días, con mayor demanda y suba de valores para la vaca.

En el novillo gordo el mercado está más equilibrado. Los negocios se ubican en el entorno de US$ 3,05/kg carcasa y se puede lograr en casos muy puntuales, de ganados especiales, de volumen y con poco flete, hasta US$ 3,10. Son excepciones y no marcan una tendencia marcada de suba, subrayó un consignatario consultado.

La vaca pesada sigue más demandada por la industria, con negocios que promedian US$ 2,85 y que pueden alcanzar US$ 2,97 para ganados especiales, bien terminados, incluso algún centavo más. Por vaquillonas especiales hubo negocios por US$ 2,97.

Las industrias tienen diferente dinamismo en las compras, con entradas a planta dispares, de entre una semana y 15 días.

La oferta sigue escasa, aunque empieza a aparecer gradualmente. La disponibilidad de ganados especiales se ha visto demorada en algunos casos por falta de piso en verdeos, por exceso de lluvias y, en otros, porque los productores optan por seguir "metiendo kilos" a los ganados, ayudados por una primavera excepcional.

Para las próximas semanas se estima que el mercado fluctuará en valores similares a los actuales, sin subas drásticas, de la mano de una oferta que irá aumentando gradualmente y un posible mayor interés de la industria cuando lleguen las cuadrillas kosher, previsto para mediados de octubre.

Lanares castigados

Los lanares han sido muy castigados por el exceso de agua. Hasta que no mejore el estado corporal y avancen las esquilas la oferta va a seguir siendo escasa, estimó un consignatario. Los valores siguen firmes, con un mercado muy demandado y entradas a planta cortas. Se mantienen los mismos valores de la semana anterior, con US$ 3,45 y US$ 3,43 para el cordero pesado y el borrego, respectivamente. La oveja ronda los US$ 3,05 y el capón los US$ 3,13.

La faena de vacunos alcanzó las 41.401 cabezas en la semana cerrada al 23 de setiembre. El aumento fue de 5% respecto a la semana anterior y apenas superior a igual semana de 2016 cuando se faenaron 41.393 cabezas.

Según las cifras del INAC, se faenaron 22.557 novillos con una participación del 54,5% del total. En vacas fueron 18.126 animales faenados, representando el 43,8% del total, el porcentaje más bajo de vacas desde junio.

Firmeza en la exportación

Aunque no alcanzó el promedio de la semana anterior, el precio de exportación de la carne vacuna mantuvo la firmeza y parece superar persistentemente la referencia de los US$ 3.400 por tonelada. En la semana cerrada el 17 de setiembre la tonelada se ubicó en US$ 3.568, un 6% por debajo de los US$ 3.807 de la semana anterior, que había sido el promedio más alto desde mayo del 2016. En las cuatro últimas semanas móviles la tonelada promedió US$ 3.651, el segundo valor más alto desde junio del año pasado. En lo que va del año el promedio de exportación de carne vacuna es de US$ 3.422, apenas arriba de los US$ 3.413 de igual período de 2016.

En el caso de la carne ovina, el dato semanal mostró un ajuste a la baja más fuerte. El precio promedio de la tonelada exportada se ubicó en US$ 4.088, un 15% por debajo de los US$ 4.812 en la semana anterior. En las últimas cuatro semanas móviles la tonelada promedió US$ 4.308.
Se consolidó la firmeza en todo el rango de los vacunos y parece ratificarse una mejora tanto en el precio al que Uruguay coloca como una confirmación de las buenas señales que la cría ha recibido desde marzo en adelante.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria