La faena de vacas gordas creció 68,5% en lo que va del año y la Federación Rural sostiene que se están dando señales del comienzo del achicamiento del stock ganadero. Buena parte de esas vacas fueron a frigorífico aún preñadas. 

"Tenemos información de que hay plantas que faenan habitualmente 22% de sus vacas preñadas y ahora estaban faenando un 40%", aseguró a El País el presidente de la Federación Rural, Carlos Uriarte.

Según las estadísticas del Instituto Nacional de Carnes (INAC), en el período 1° de enero al 7 de junio, la faena de vacas gordas creció 68,5% respecto a igual lapso del año pasado. Se llevaban industrializadas 24.213 vacas gordas frente a las 14.363 cabezas que se mataron entre enero y la primera semana de junio de 2013.

Para Uriarte, el incremento en la faena de vacas gordas está directamente asociado a la disponibilidad de ganado gordo y "al no tener mayores expectativas respecto al valor del ternero para el año que viene, los productores se desprenden de lo que está gordo, esté preñado o no lo esté. Eso es muy preocupante, porque estamos hipotecando un futuro", advirtió.

Más allá de los datos, aún podría incrementarse más la faena de vacas este mes y seguramente el próximo. Los diagnósticos de gestación en el rodeo de cría están finalizando y están mostrando menor presencia de vacas gestantes respecto a la zafra anterior. Por lo tanto, aquellas vacas falladas (que no quedaron preñadas) en esta temporada de servicios podrían pasar a una invernada corta y salir como vaca gorda rumbo a frigorífico, en lugar de intentar volver a preñarla.

La vaca siempre representó para el productor la oportunidad de hacer caja rápido, destinando ese dinero al pago de gastos en el establecimiento; se engorda más fácil que el novillo y es menos exigente en su terminación.

"El precio de la vaca de invernada está por el piso. El productor se va a tratar de desprender de la menor cantidad de animales posibles y al mayor valor posible. Eso es una vaca preñada gorda, que es la mercadería que va a escasear en este invierno", explicó Uriarte.

Para la Federación Rural, es la industria frigorífica la que tiene que transmitirle al productor señales y que para Uriarte, podrían pasar por "crear otras categorías de venta a precios razonables, que le permitan al productor retener ese vientre en el campo -como ocurrió en el pasado- para evitar que el año que viene caiga producción de terneros".Por eso, pidió señales claras a la industria frigorífica para que el productor "retenga ese animal y de esa forma, tengamos más terneros el año que viene, en lugar de mandar la vaca fallada a faena".

En el marco de esa mayor faena de vacas, se están mandando carcasas de vacas gordas hacia Brasil, cuyos cortes son volcados al abasto. Eso se suma a la colocación de cortes de novillos gordos que hace JBS/Friboi en ese mercado.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria