Con una reducida oferta de ganados terminados, se acortaron las entradas y subieron los precios; los mejores novillos logran US$ 3,35, pero solo en negocios puntuales. 

La oferta de ganados terminados no abunda y la demanda se mantiene –con preferencia por ganados de verdeo– por lo tanto aquellos productores que poseen dichos ganados se vuelven pretenciosos para negociar. En tanto, la industria parece querer mantener la faena cercana a las 50 mil reses. En consecuencia las entradas se han acortado y los precios ajustan al alza.

En materia de precios, los mejores novillos se negocian a US$ 3,30 e incluso se han registrado negocios puntuales hasta por US$ 3,35; las entradas para la categoría rondan la semana.

Por su parte la vaca puede alcanzar los US$ 2,90, con entradas que se han acortado pero sigue siendo superior a las del novillo.

En ovinos la reducida oferta vuelve al productor muy pretencioso. Los precios se mantienen altos, con el cordero entre US$ 3,80 y US$ 3,85 y la oveja a US$ 3,25.

La Asociación de Consignatarios de Ganado subió –luego de seis semanas estabilizada– un centavo su referencia para el novillo en US$ 3,26 y subió dos centavos la vaca a US$ 2,80.

Referencias en ovinos
En tanto, en ovinos subió un centavo el cordero a US$ 3,82 y dos el cordero pesado a US$ 3,84, también subió uno la oveja a US$ 3,24.

En el mercado de reposición, luego de operar a la baja durante todo el año, la semana pasada en Plazarural el precio del ternero subió un 3%. El promedio general de la categoría fue de US$ 2,02 y el hecho de que haya sido superior a los US$ 2 es una buena señal para el sector criador, el cual había visto hasta este momento una persistente caída en los precios de la reposición.

En la semana que culminó el 14 de junio la faena de vacunos aumentó un 1,9% respecto a la semana que terminó el 7 de junio, pasando de 48.473 cabezas de ganado a 49.394.

En comparación a la semana equivalente del 2013, la faena fue un 92,6% mayor. Se faenaron 24.542 novillos –49,7% de la faena total– y 23.674 vacas –un 47,9% del total faenado–.

La faena semanal de ovinos fue de 16.240 cabezas, un 13,7% mayor a la faena de la semana que terminó el 7 de junio. La faena semanal fue un 9% superior a la de la semana equivalente del 2013.

El índice INAC para el kilo de novillo de la semana que terminó el 14 de junio aumentó respecto a la semana anterior, pasó de los US$ 3,319 el kilo a US$ 3,359, siendo 1,6% mayor al precio que tenía hace un año.

El kilo de vaca INAC subió, pasó de US$ 2,871/kg  a 2,883, precio 14,9% inferior al que tenía en el 2013.

El cordero INAC cayó, pasando de US$ 3,898 por kilo a US$ 3,884, siendo 6,8% superior al valor del año pasado.

El precio promedio de exportación para la carne bovina en la semana que culminó el 14 de junio disminuyó de US$ 4.327/t a US$ 3.612/t.

El promedio de las últimas cuatro semanas móviles fue US$ 3.996, un 13,9% mayor al que tenía a igual momento el año pasado.

El precio de exportación para la carne ovina descendió, pasando de US$ 4.392/ton a US$ 3.180/ton.

En este caso, se informó que el ingreso promedio de las últimas cuatro semanas fue US$ 3.180, siendo 11% mayor al de igual período en 2013.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria