“La oferta era chica y por ello se vendió muy bien” dijo Luis Andrade, comentando la feria en su local, el 12 de junio. Y acotó que los precios fueron buenos. 

Los capones esquilados se fueron a US$ 85 y ovejas esquiladas a US$ 68.

El vacuno terminó con venta total comentó Andrade, a pesar de tener “un mercado con la situación como la tenemos, donde los ganados gordos tienen techo y eso hace que la reposición sienta el efecto”.

Andrade confesó que vio algunos ganados sentidos por el temporal, pero “el hecho de vender en ferias que son al contado y de poder ir regulando sus actividades vamos a decir, los mercados creo que de aquí en adelante van a ser medio un reflejo de lo que vimos hoy acá” sentenció.

Según Andrade las terneradas eran “muy nuevas, tardías, lindos ganados de clase. Pero les faltan algunos dólares de acuerdo al remate pasado” dijo, aunque aclaró que en todas las categorías hubo puja.

Explicó que una vaca gorda de casi 500 kilos libre, hace US$ 630, y cuando ven vender vacas de invernada a US$ 400 piensan “que son precios muy discretos, pero en el fondo quizás son los precios reales de las vacas”.

Para finalizar sentenció “en un país donde todo es caro, los números los veo muy justos”.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria