Escasez de ganados se hace sentir y algunos lotes de avena pueden alcanzar los US$ 3,40. 

La escasez de ganados terminados se hace sentir y vuelve pretenciosa la oferta. Por su parte, la industria que pretende mantener la faena semanal entre 45 y 50 mil reses, se ve obligada ahora a pagar mejores precios. En consecuencia y luego de varias semanas de estabilidad, las referencias para los ganados operan al alza.

Los US$ 3,30 son valor corriente para los novillos generales y los de avena alcanzan los US$ 3,35 e incluso alcanzar los US$ 3,40 en negocios puntuales. Las entradas se han acortado y rondan la semana. Por su parte, la vaca muestra una suba más moderada de precios ya que hay menor demanda por la categoría, de todas formas hay mayor agilidad en los negocios y van de US$ 2,90 a US$ 3, en tanto las entradas que se han acortado aunque siguen superando a las del novillo.

En ovinos, la oferta se mantiene reducida y los precios estables en buenos niveles. Los corderos se negocian a US$ 3,85 en promedio en tanto la oveja a US$ 3,25.

La Asociación de Consignatarios de Ganado subió cuatro centavos su referencia para el novillo en US$ 3,30 –su mayor referencia desde el 8 de marzo– y subió tres centavos la vaca a US$ 2,83.
En ovinos, Consignatarios subió un centavo todas sus referencias, el cordero pasó a US$ 3,83, el cordero pesado a US$ 3,85 y la oveja a US$ 3,26.

La semana pasada se llevó a cabo la reunión entre las gremiales de productores y el ministro Aguerre.

La misma se enfocó en el mercado de haciendas y la preocupación de los productores por las señales de precios que la industria ha brindado durante este año. Algunas de las medidas que se ejecutarían para impulsar al sector ganadero serían la exoneración de impuestos a la exportación de ganado en pie y la regularización del seguro de paro especial que posee la industria frigorífica.

En la semana que culminó el 21 de junio la faena de vacunos cayó un 4,9% respecto a la semana que terminó el 14 de junio, pasando de 49.394 cabezas de ganado a 46.963.

En comparación a la semana equivalente del 2013, la faena fue un 44,5% mayor. Se faenaron 23.852 novillos (un 50,8% de la faena total) y 22.034 vacas (un 46,9% del total faenado) durante la semana analizada.
El índice del Instituto Nacional de Carnes (INAC) para el kilo de novillo de la semana que terminó el 21 de junio aumentó respecto a la semana anterior, pasó de los US$ 3,359 el kilo a US$ 3,379, siendo 19,7% mayor al precio que tenía hace un año. El kilo de vaca INAC subió, pasó de US$ 2,883/kg  a 2,888, precio 14,3% inferior al que tenía en el 2013. El cordero INAC aumentó, pasando de US$ 3,884 por kilo a US$ 3,899, siendo 6,7% superior al valor del año pasado.

El precio promedio de exportación para la carne bovina en la semana que culminó el 21 de junio subió de US$ 3.561/t a US$ 4.049/t. El promedio de las últimas cuatro semanas móviles fue US$ 4.040, un 14,7% mayor al que tenía a igual momento el año pasado.

El precio de exportación para la carne ovina se incrementó, pasando de US$ 3.267/ton a US$ 4.373/ton. El ingreso promedio de las últimas cuatro semanas fue US$ 4.023, siendo 8,4% mayor al de igual período en 2013.
En un momento en el que el sector es observado con lupa por las acusaciones de un comportamiento de la industria que es visto como no competitivo, el mercado empieza a reaccionar.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria