El Poder Ejecutivo busca promover un acuerdo entre privados. Las dos gremiales de ganaderos ya estudian una propuesta de INAC basada en fijar un precio piso (de referencia) para el novillo gordo tomando como centro el valor del Novillo Tipo. 

Buscando certezas que ayuden al criador a no bajar los brazos, los delegados del Poder Ejecutivo propusieron esta semana a las dos gremiales de ganaderos -Asociación Rural y Federación Rural- fijar un precio piso de referencia para el ganado gordo, tomando como base los datos con que se calcula el Novillo Tipo que el Instituto Nacional de Carnes viene impulsando desde hace años. El cálculo de ese animal, contempla también el valor agregado que le da la industria en su proceso de transformación en carne y la venta de sus cortes.

El presidente del INAC, Luis Alfredo Fratti, dijo a El País que la idea es promover un acuerdo entre privados.

"Los números están todos arriba de la mesa y todos saben cuáles son los porcentajes de ganancia de las empresas grandes y si existe un poco de voluntad, instrumentar una salida como la propuesta no es difícil de lograr, no se precisa ningún decreto", destacó el jerarca, negando que se trate de una intervención del organismo en el mercado de haciendas, porque sería "un acuerdo entre privados, donde está el INAC como garantía de ese acuerdo".

Fratti reconoció que "a veces le va bien a los productores y alguna industria pierde dinero y en otros casos, le va muy bien a la industria y a los productores no les dan las cuentas. Bueno, capaz que se puede buscar un precio piso de referencia y que la industria, en la medida que el mercado lo permita, pueda pagar por las haciendas, por encima de ese piso".

La meta del Ejecutivo y así también lo expresó el propio presidente José Mujica, es proteger a los criadores y evitar su desestímulo, porque cualquier decisión que tomen hoy repercutirá en la faena de ganado gordo de los próximos dos años.

"Por el bien nacional, hay que proteger más al productor de terneros y me parece además que el ámbito de discusión debe ser el INAC, donde hay gente que hace años que está trabajando ahí y que tiene bastante claro cuáles son los mecanismos. Habrá que sincerarse, dejando de lado las declaraciones en la prensa", afirmó Fratti.

El presidente de INAC explicó que la propuesta es que "tomando la tendencia del Novillo Tipo, se puede establecer un valor piso para el novillo gordo que puede ser el 75% del precio. En realidad entre el 70% y el 80% del valor del Novillo Tipo es el que se le paga al productor. Cuando se pagó el 80% del valor del Novillo Tipo, había algunas empresas industriales que perdían y cuando se pagaba el 70%, los productores dicen que no cierran las cuentas. Por lo tanto, lo más acertado sería el camino del medio".

Fratti recordó que en el mes de enero "dijimos que iba a pasar esto, que se iba a dar un desencuentro fuerte entre los precios que aspiran los productores y los que paga la industria, no se encontró solución pero bienvenida sea si se encuentra en este momento".

Por otro lado, la industria frigorífica asegura que está dispuesta a escuchar todas las propuestas sin importar el sector, pero niega haber elevado ninguna propuesta concreta al INAC, asegurando que todo se trata de malas interpretaciones.

A la vez, el presidente de la Asociación Rural, Ruben Echeverría dijo a El País que "aún no se tomó posición sobre la propuesta de las autoridades del INAC" y el miedo es que pueda transformarse en una medida que regule el mercado.

"Quizás en un momento nos sirva a los productores y en otros momentos quizás no. Siempre fuimos afines al libre mercado", aseguró.

Foica.

Ayer, la Asociación Rural del Uruguay y la Federación Rural se reunió con dirigentes de la Federación de Obreros de la Industria Cárnica (Foica).

"Fue una reunión muy abierta, franca y constructiva. Los dos sectores salimos con cosas positivas", dijo Echeverría a El País.

Desde su punto de vista, lo constructivo "es que los dos sectores van por el mismo camino: ambos quieren que se faene más ganado y que haya más terneros".

Los ganaderos explicaron que la meta era proteger a los criadores y no ir contra los trabajadores. "Lo que buscamos es proteger a los criadores para que sigan produciendo 3 millones de terneros como hasta ahora. Al haber desaliento habrá menos novillos a futuro y será negativo para frigoríficos, trabajadores de la carne y productores", destacó el presidente de la ARU. También estuvo sobre la mesa la exportación de ganado en pie y lo que representa para el sector criador.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria