El promedio de la carne bovina se mantiene en el eje de US$ 4.000 la tonelada; los mejores novillos logran US$ 3,40 y las vacas especiales US$ 3. 

Se consolidó el ascenso de precios en el mercado de hacienda, con una escasez creciente de ganado bien terminado que sigue impulsando las cotizaciones de la hacienda especial. Los mejores novillos se pagan a US$ 3,40 y las vacas especiales vuelven a los US$ 3. La baja en la faena refleja parcialmente esa situación con un flujo muy importante de vacas, que superaron a los novillos la semana pasada.

Las entradas para los novillos se han acortado y hay un marco de presión sobre la industria que seguramente la lleva a sostener faenas importantes, más allá del inevitable descenso estacional de estas semanas.

La suba de precios se reflejó en el mercado de reposición, donde el ternero volvió a cotizar cerca de los US$ 2 por kilo vivo y la vaca de invernada se sitúa sobre US$ 1,20.

La Asociación de Consignatarios de Ganado mantuvo el ritmo de ascenso de la semana anterior, agregando otros cuatro centavos al precio de referencia del novillo que para el promedio de la semana pasada situó en US$ 3,34, en tanto aceleró la suba de las vacas que venían de corregir tres centavos y agregaron siete para cotizar en US$ 2,90. En ovinos corrigió un centavo al alza los borregos y cuatro al alza las ovejas que se van a US$ 3,30.

En la semana que culminó el 28 de junio la faena de vacunos cayó un 3,4% respecto a la semana que terminó el 21 de junio, pasando de 46.963 cabezas a 45.377. En comparación a la semana equivalente de 2013, fue un 28,2% mayor. Se faenaron 22.080 novillos (48,7%) y 22.387 vacas (49,3%).

En cifras primarias la faena mensual de vacas de junio se ubicó muy próxima a las 95.000 cabezas, un 60% más que las casi 59.495 de junio de 2013 y fue la más alta desde junio de 2009. La alta faena de hembras fue la que sostuvo a la faena mensual de vacunos muy cercana a las 200.000 animales, un 53% más que los 130.551 de junio de 2013.

La faena semanal de ovinos fue de 16.834 cabezas, fue el mayor volumen de junio y un 15,5% superior a la faena de la semana que terminó el 21 de junio. La faena semanal fue un 14,8% menor a la de la semana equivalente de 2013.

En contraste con lo que ocurre en vacunos, la faena mensual de ovinos bajó a cerca de 64.000 cabezas, un 18,9% menos que hace un año. La caída se explica por la baja faena de ovejas que apenas alcanzó las 19.000 cabezas, un 26% menos que en junio de 2013 y fue la más baja diciembre de 2012.

El índice INAC para el kilo de novillo de la semana que terminó el 28 de junio subió respecto a la semana anterior, pasó de US$ 3,379 el kilo a US$ 3,412, siendo 5% inferior al precio que tenía hace un año. El kilo de vaca INAC subió, pasó de US$ 2,888/kg  a 2,921, precio 13% menor al que tenía en el 2013. El cordero INAC aumentó, pasando de US$ 3,889 por kilo a US$ 3,921, siendo 5,3% superior al valor del año pasado.

El precio promedio de exportación para la carne bovina en la semana que culminó el 28 de junio disminuyó de US$ 4.066/t a US$ 3.728/t. El promedio de las últimas cuatro semanas móviles fue US$ 3.936, un 11,4% mayor al que tenía a igual momento de 2013.

El precio de exportación para la carne ovina cayó, pasando de US$ 4.464/ton a US$ 4.357/ton. El ingreso promedio de las últimas cuatro semanas fue US$ 4.176, siendo 8,1% mayor al de igual período en 2013.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria