La poca oferta en la poszafra sigue impulsando los precios de las haciendas vacunas; en ovinos se mantiene la tónica de poca oferta y precios firmes. 

Acorde a la época del año, la oferta de vacunos es reducida y pretenciosa. En consecuencia, los precios mantienen su tendencia al alza y las entradas son prácticamente inmediatas.

En materia de precios, los novillos pesados de verdeo se negocian a US$ 3,50 el kilo y por lotes especiales se pueden conseguir algunos centavos más. Por su parte, los precios de la vaca –con mucha demanda– han repuntado fuerte en la última semana, con la mayoría de los negocios en el entorno de US$ 3,15 y con un máximo de hasta US$ 3,20.

En ovinos se mantiene la reducida oferta y precios muy firmes. El cordero se negocia entre US$ 3,85 y US$ 3,90, en tanto la oveja entre US$ 3,30 y US$ 3,40.

La Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) subió por tercera semana consecutiva sus referencias y las aceleró. El novillo gordo aumentó siete centavos a US$ 3,41 –su máxima referencia desde octubre de 2013– y la vaca subió 12 centavos a US$ 3,02 –la mayor desde marzo–.

En ovinos subió tres y dos centavos el cordero y el cordero pesado, a US$ 3,86 y US$ 3,87, respectivamente. En tanto, subió cinco la oveja por segunda semana consecutiva, a US$ 3,35.

La suba de precios se refleja en el mercado de reposición, donde el ternero volvió a cotizar por encima de US$ 2 por kilo vivo y la vaca de invernada se sitúa sobre US$ 1,20.

Según se informó en la reunión semanal de la ACG, aquellos productores que se encuentra interdictos por el SNIG debido a que su pedido de caravanas no coincidió con su declaración jurada, deben llamar al organismo para acordar regularizar su situación y que se les levante temporalmente la medida y puedan comprar o vender ganados.

En la semana que culminó el 5 de junio la faena de vacunos cayó 11,3% respecto a la semana que terminó el 28 de junio, pasando de 45.377 cabezas a 40.237. En comparación a la semana equivalente de 2013, la faena fue 11,1% mayor. Se faenaron 18.493 novillos –46% de la faena total– y 20.651 vacas –51,3% del total faenado y el mayor porcentaje desde mayo de 2012–.

Por su parte, la faena semanal de ovinos fue de 18.114 cabezas, 7,6% superior a la faena de la semana que terminó el 28 de junio. La faena semanal fue 20,2% menor a la de la semana equivalente de 2013.

El índice INAC para el kilo de novillo de la semana que terminó el 5 de julio subió respecto a la semana anterior, de US$ 3,412 el kilo a US$ 3,447, siendo 4,3% menor al precio que tenía hace un año. El kilo de vaca INAC también aumentó, al pasar de US$ 2,921/kg  a US$ 2,986/kg, precio 11% inferior al que tenía en 2013.

Por su parte, el cordero INAC cayó, pasando de US$ 3,921 por kilo a US$ 3,891, siendo 4,7% mayor al valor del año pasado.

El precio promedio de exportación para la carne bovina en la semana que culminó el 5 de julio subió de US$ 3.701 la tonelada a US$ 4.012/t. El promedio de las últimas cuatro semanas móviles fue US$ 3.837 la tonelada, 5% mayor al que tenía a igual momento del año pasado.

El precio de exportación para la carne ovina aumentó, pasando de US$ 4.406 la tonelada a US$ 4.662 la tonelada. El ingreso promedio de las últimas cuatro semanas fue US$ 4.184, siendo 4% mayor al de igual período en 2013.

Hay un cambio brusco en el panorama ganadero que por ahora no se traslada plenamente a la reposición y que coincide con esfuerzos de las gremiales de productores e industriales por encontrar mecanismos que den a los precios ganaderos una estabilidad similar a la que tienen los precios de exportación. Por ahora el mercado parece encaminado a consolidar valores superiores a US$ 3,50 el kilo para el novillo.

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria