El mercado de haciendas cierra la semana muy tonificado y quienes están empujando los precios al alza son los frigoríficos dedicados al abasto interno. 

En paralelo, algunos abastecedores también están matando ganado a façón y salieron a pagar algunos centavos más por los pocos novillos y vacas gordas que salen a venta.

“Es un mercado con un volumen de faena muy bajo (por debajo de 30.000 reses semanales) y valores que superan en dos o tres centavos de dólar al promedio, pasan a marcar las nuevas referencias que se convierten en las pretensiones de los productores”, aseguró el consignatario Alejandro Berrutti a El País.

Hoy se consigue US$ 3,60 por novillos gordos y US$ 3,30 por vaca gorda, en ambos casos por kilo de carne, pero no toda la industria está dispuesta a pagarlo y no todos los ganados valen esa plata, aclara el operador.

La oferta se sigue achicando, porque los verdeos siguen atrasados y las constantes lluvias impiden que sean pastoreados. 

banner-venta-campos
banner toros lateral
banner-inmobiliaria